BOSQUES SALVADOS

PARQUE NACIONAL
“EL IMPENETRABLE”

Chaco

Milagrosamente, porque no cabe otro término, una estancia privada llamada “La Fidelidad”, con la considerable extensión de 250.000 ha, se ha salvado hasta el día de hoy y su bosque es la mayor muestra continua de ecosistema chaqueño que nos queda en buen estado de conservación.

Nuestros expertos en Parques Nacionales, Universidades e instituciones de la sociedad civil descubrieron este yacimiento de biodiversidad hace varios años, pero no salieron en la tapa de ningún diario. A pesar de revestir tanta importancia como el glaciar Perito Moreno o las cataratas del Iguazú, “La Fidelidad” pasó inadvertida para muchos, aunque no para los que asesinaron a su único dueño en enero de 2011 pasado y buscando lotear sus tierras y saquear sus bosques.

Desde Banco de Bosques nos comprometimos a que el país entero conozca este caso y a movernos para que ese último gran bosque se salve bajo la máxima categoría de protección legal para la naturaleza en Argentina: Parque Nacional.

Comenzamos esta campaña hace tres años y hoy logramos la creación del Parque Nacional “El Impenetrable”,   en tierras de la estancia “La Fidelidad”. Un lugar que puede generar tanto empleo y riqueza a nivel local como el Parque Los Glaciares, en el Sur, o el Parque Iguazú, en Misiones. Este lugar único e irrepetible no puede perderse. En sus montes de quebracho blanco, colorado, algarrobo y palo santo, habitan los últimos tatú carreta y la población de yaguaretés en estado más crítico de la Argentina.

El P.N. El Impenetrable es un lugar tan espectacular que puede transformarse en un nuevo destino de progreso turístico sustentable para ser descubierto por miles de visitantes argentinos y del mundo protegiendo un ecosistema único en un marco de desarrollo social sustentable e inclusivo.

CAA PORA

Misiones

Caa Porá está ubicada en el Departamento de Colonia General Manuel Belgrano, Municipio Andrés Guacurarí de la Provincia de Misiones, dentro del Parque Provincial Urugua-i de relevante importancia ya que se trata del área protegida más grande de la provincia con 84.000ha de extensión.

Caa Porá cuenta con una selva en franco proceso de recuperación detectándose la presencia de fauna autóctona y flora en abundancia, incluyendo la presencia de ejemplares de Palo Rosa, una especia altamente explotada en el pasado por su madera y que ha sido declarada Monumento Natural Provincial y esta hoy terminantemente prohibida su extracción salvo que se trata de árboles caídos.

A pesar de que su extensión es muy pequeña en comparación con el mencionado Parque Provincial, Caa Porá se encuentra ubicada en un sitio altamente estratégico para la supervivencia del yaguareté y de la fauna del Parque Urugua-i en general. Esto amerita una breve explicación:

Antes de la creación del Parque Urugua-i la gran mayoría de esas 84.000ha eran fiscales. Sin embargo, un pequeño sector fue loteado a propietarios privados justo antes de que esas tierras fiscales pasaran a la categoría de Parque Provincial y quedaran protegidas. Las pocas hectáreas que fueron vendidas a privados fueron en total 160. Se fraccionaron en 4 fincas de alrededor de 40ha cada una. Caa Porá es una de ellas y existen otras tres fracciones de extensión similar. Una de ellas de un propietario que reside en Brasil y otras dos en manos de un colono llamado Albino, hoy retirado de la actividad de la finca que reside en el pueblo de Andresito a unos 20km de las zona de Caá Porá y las otras tres fracciones.

Estas cuatro fracciones no están ubicadas en el centro del Parque pero si están dentro de este. Y aquí aparece el problema que Banco de Bosques pretende resolver: Al ser propiedades privadas, necesariamente debe haber un camino para brindar acceso a los propietarios. Ese camino debe permanecer abierto de manera permanente y a través de este se obtiene un privilegiado acceso al Parque Urugua-i. Este acceso es utilizado en su mayoría por cazadores furtivos. Para complicar aun más las cosas en las fincas de Mackoviak y su vecino residente en Brasil se han introducido vacas, ovejas y cerdos lo cual constituye un cebo sumamente atractivo para el yaguareté.

La evidencia es fatal: la zona de estas 4 fincas es donde más yaguaretés se abatieron en los últimos años (ver a continuación imagen proporcionada por el experto en yaguareté para la provincia de Misiones, el Biólogo Agustín Paviolo y su equipo.)

caapora-mapa

La zona que aparece redondeada por el círculo azul en este mapa del norte de la provincia de Misiones corresponde al área donde están ubicadas estas cuatro propiedades que Banco de Bosques procura comprar comenzando con Caa Porá. Los siete cuadrados rojos corresponden a yaguaretés abatidos en los últimos 15 años. Nótese que se trata de la segunda concentración más alta de individuos abatidos seguida de la perteneciente a la zona del Parque Provincial Puerto Península.

Teniendo en cuenta que se trata de un área crítica para la conservación de Selva Misionera (también conocida como Bosque Atlántico Atlántico Sur) de la que se ha perdido el 92% de su superficie originaria, Banco de Bosques optó por Caa Porá para armar su primer proyecto. Con un sistema revolucionario de donaciones georreferenciadas (uno puede saber exactamente las coordenadas del pedacito de bosque que va salvando mes a mes), fue también un compromiso realista y viable para los comienzos de Banco de Bosques. Las donaciones se pudieron realizar en bloques de 10m2, 20m2, 40m2, 50m2, 100m2, 1000m2 e incluso mayores hasta totalizar 42 hectáreas de superficie.

Con la ayuda de más de 1400 personas hoy logramos ese pequeño pero importantísimo primer paso! Nuestro primer bosque hoy está salvado para siempre y vamos por más, mucho más!